La trufa negra: en simple.

Aunque existen unas 5 variedades de trufas comestibles más destacadas, hay más de un centenar de otras variedades, y lo que interesa en el caso nacional, es conocer más sobre la trufa negra de invierno (Tuber melanosporum); la que más se cultiva en el país.

        Siendo la trufa un producto que aromatiza y da realce a un plato, hay que destacar que el primer y transversal atributo que deben contar todas las categorías de la trufa negra fresca para consumo es: «un aroma potente y agradable». Es una característica que debe estar presente en una trufa pequeña, grande o trozo. No importa la presentación y la calidad del aroma, da cuenta de una trufa correctamente madura. Otro atributo que debe tener la trufa cuando se comercializa para consumo en fresco, es la firmeza al tacto, dando garantía que su interior está sano. Las partes blandas deben ser retiradas por el productor o comercializador antes de su entrega, ya que éstas son producto de algún daño propio de un producto natural y cuyo desarrollo y maduración se produce bajo tierra.
Trufas negras frescas
Trufas pequeñas
Trufa grande

 

La trufa se categoriza más bien por su presentación, siguiendo las pautas morfológicas que se indican:

Extra. Excelente aroma. Trufa entera, redondeada y permite cortes menores para inspección. Mínimo peso 20 gramos.

Primera. Excelente aroma. Trufa entera, con diferentes formas y permite cortes hasta aproximadamente 10%. Perforaciones menores. Mínimo peso 20 gramos.

Segunda. Excelente aroma. Trufa que debe contener sobre un 70% de su tamaño original.

Trozos. Excelente aroma. Piezas provenientes de trufas más grandes.

Pequeñas. Excelente aroma. Trufas enteras, entre 5 y 20 gramos.

Otras categorías de trufas:

– Industria. Utilizada para procesar con otros alimentos envasados.

– Inóculo. Para ser utilizada como inóculo en viveros o manejo de huertos truferos.

TEMPORADA COSECHAS 2020 DE TRUFA NEGRA DE INVIERNO.

En plena temporada de cosechas de trufas, existen indicadores productivos que este año en Chile se van a cosechar sobre una tonelada de trufa, aproximadamente un 25% más que el año 2019. Este aumento radica principalmente que los huertos más antiguos entran en su fase de producción comercial y varios huertos han entrado en producción inicial. La gestión de los huertos también ha contribuido a aumentar la producción, toda vez que con la experiencia acumulada y el intercambio de experiencias se han ido corrigiendo la gestión cultural, sobre todo en ATChile.En cuanto a la comercialización, la pandemia COVID19 ha afectado negativamente el comercio internacional, pero de todas maneras nuestros socios han podido comercializar a pesar de las dificultades. El mercado nacional, ha habido un aumento importante de la demanda de la trufa fresca, lo que es una buena noticia para los productores.La temporada de trufas frescas de invierno concluye durante la primera semana de septiembre y posteriormente queda disponible trufas congeladas y procesadas.